La transformación digital de la sociedad y el conocimiento está experimentando un empuje imparable que ha modificado el tejido industrial, el sistema productivo y las personas que lo hacen posible. Estar preparados para hacer frente a este reto, nos obliga a analizar si las empresas están adaptadas para ese cambio, así como poner a su disposición las herramientas necesarias para su capacitación tecnológica.